El cannabis sativas, planta de donde se extrae la marihuana, ha sido utilizada con fines médicos desde tiempos inmemorables. También se ha utilizado en rituales y eventos recreativos por tribus y grupos indígenas.

¿Qué es el aceite de cannabis sativa?

El aceite de cannabis sativa es rica en omega 3, omega 6, ácido linolecio, ácido oleico, ácido palmítico, etc. Su uso es más beneficioso de lo que se cree, ya que la mayoría de los componentes mencionados son de suma importancia para el organismo y son muy difíciles de consumir normalmente.

aceite de cannabis

Usos medicinales del cannabis

En la actualidad existe una constante discusión para determinar los posibles usos del cannabis. No se sabe si al prohibirla aumentaría su demanda y sus precios o, por otro lado, al legalizarla disminuiría.

Recientemente, un estudio arrojó que el aceite de cáñamo no presenta cannabinoide, por ende, no tiene efectos estupefacientes. Este aceite es utilizado en la medicina como relajante o para disminuir el dolor.

En dosis mínimas puede calmar dolores musculares y óseos. Sin embargo, en dosis más altas puede disminuir los efectos secundarios de las epilepsias e incluso los efectos del párkinson.

Normalmente se usa este aceite porque las medicinas convencionales no ayudan a los enfermos. Algunas quizá lo hacen, pero su duración es corta y tiene varios efectos secundarios.  Existen medicinas que por sus altos contenidos químicos pueden dañar otros órganos importantes y dejar graves secuelas.

El aceite del cannabis para usos cancerígenos

Este es el principal tema a discutir cuando se debate sobre los usos medicinales del cannabis. Hay enfermos  que aseguran haberse curado al usar cannabis medicinal, pero, por otra parte, médicos niegan que esto sea posible.

Lo cierto es que el cannabis tiene el potencial de mejorarles la vida a las personas con cáncer y otras enfermedades que deterioran rápidamente el cuerpo. Entre algunos de los alivios que puede brindarte son:

Previene las náuseas y vómitos

Las náuseas son uno de los efectos secundarios de la quimioterapia más comunes.   A consecuencia de un exceso de serotonina (producida por los medicamentos quimioterapéuticos) irrita la mucosa estomacal y estimula los receptores de serotonina. Este, al ser del nervio vago, estimula al área postrema. Finalmente, dicha área, se sitúa en una parte del bulbo raquídeo que se le denomina “centro del vómito”.

Estimulante del apetito

Esto va ligado con el punto anterior. Algunos medicamentos quimioterapéuticos producen una reducción de ghrelina o la hormona del hambre.  Esta se produce tan pronto cuando el estómago siente que está vacío. Sin ghrelina, el cerebro no recibe la orden de generar la sensación de hambre.

Según varios estudios realizados en diversas partes del mundo, se ha demostrado que tan solo con algunas dosis de cannabis medicinal, causan un aumento en la producción de la enzima AMP. Básicamente, esta enzima puede suplantar a la ghrelina y hacer su trabajo eficientemente.

Como un antidiarreico

Las diarreas son otro incómodo efecto secundario de las quimioterapias y las radioterapias. Estos también pueden ser ocasionados por algún síntoma del cáncer en sí. (El cáncer de colon o de páncreas tiene como uno de sus síntomas las diarreas).

A causa de una diarrea severa, el paciente puede presentar deshidratación, pérdida de peso, fiebre y otras complicaciones. Algunos estudios demuestran que la presencia de cannabinoides en el organismo reducen los síntomas de diarrea secretora.

Disminuye los dolores y las molestias

Al igual que las diarreas y la pérdida de apetito, los tratamientos cancerígenos dejan como efectos secundarios dolores y malestar general. Pueden ir desde unos dolores de cabeza y dolores musculares hasta una neuralgia.

Los dolores son provocados generalmente por la quimioterapia. Aunque, podrían ser ocasionados por los tumores que aparecen con la enfermedad como tal. Dichos tumores suele presionar zonas sensibles como órganos, nervios y huesos.

Pero el cannabis no solo se usa en el cáncer, sino que también suele utilizarse en otras enfermedades en donde exista alguna inflamación o molestias en el tejido nervioso.

En este caso, lo que hace el cannabis en el cuerpo es inhibir la función de los macrófagos. (Unas células blancas en la sangre que se encargan de dar respuestas inmunes.

Como un antidepresivo

La mayoría de los pacientes con cáncer pueden deprimirse por varias razones. Entre ellas, y la más obvia, es por saber que tienen una enfermedad muy difícil de tratar.

La depresión puede llegar a ser un síntoma igual de grave que los demás. Sin embargo, es al que menos atención le prestan por no causar algún daño físico.

Este síntoma hará la vida del enfermo más complicada de llevar y también podría incrementar las demás dolencias.

Consecuentemente, luego del tratamiento con el cannabis, pacientes han dicho sentirse mejor. Aseguran sentir menos fatiga, cansancio y menos dolor, algunos, incluso, dicen que su sueño ha mejorado luego de tratarse.

Finalmente, este tratamiento no les sirve a todos los pacientes, ya que algunos de ellos presentan efectos adversos al tratamiento. Sin embargo, estos efectos nunca suelen ser peor que los efectos secundarios dejados por la quimioterapia o la radioterapia.

El aceite del cannabis y su uso fisioterapéutico

Entre los masajistas y fisioterapeutas se afirma que el aceite de cannabis puede poner en sincronía el cuerpo y la mente a través de algún masaje profesional. También dicen que es el mejor tópico relajante para las personas cansadas y estresadas del día a día.

Además, se utiliza en deportistas que tienen algún dolor o tensión muscular ocasionada durante alguna práctica.

En cuanto a masajes caseros, esta es otra ventaja, ya que de conseguir el tópico, podrías aplicártelo tú mismo. Primero necesitarías determinar los puntos de mayor tensión como el cuello, la espalda o los pies. Luego, debes hacerte un masaje simple. Con esto podrías desaparecer el estrés y las molestias en pocos minutos.

Hoy en día, el uso medicinal del cannabis sigue siendo un tabú entre los médicos y los pacientes. Algunos están de acuerdo con unas dosis mínimas para aliviar cualquier tipo de malestar del paciente, mientras otros se niegan a recurrir a este tipo de drogas. Ya algunos países han dado un paso más allá al legalizar el cannabis con un uso medicinal y recreacional. Esto a su vez reduce un poco los índices de delincuencia al acabar completamente con el mercado clandestino de la venta de la marihuana.